miércoles, 21 de octubre de 2009

Cuando la intuición dice lo contrario

A lo largo de los posts de este blog hemos comentado la aplicación de varios procedimientos y herramientas analíticas para resolver problemas que suelen aparecer en la diaria de las operaciones.

Algunas de esas herramientas intentan cuantificar la importancia o probabilidad de ocurrencia de una situación, o buscan desarmar el problema en sus elementos constitutivos para atacarlos individualmente y de esa forma obtener una mejora en relación a la situación original.

Estas aplicaciones se pudieron ver en la guía esencial para la toma de decisiones, en resolución de problemas-“diagrama de ishikawa” y en el Principio de Pareto, entre otros.

Pero que ocurre cuando las métricas y los análisis cuantitativos dicen una cosa y la intuición nos dice algo completamente distinto?

Según algunas teorías psicológicas, se llama intuición al conocimiento que no sigue un camino racional para su construcción y formulación, y por lo tanto no puede explicarse o, incluso, verbalizarse. El individuo puede relacionar ese conocimiento o información con experiencias previas, pero por lo general es incapaz de explicar por qué llega a una determinada conclusión. Las intuiciones suelen presentarse más frecuentemente como reacciones emotivas repentinas a determinados sucesos o sensaciones que como pensamientos abstractos elaborados. (según Wikipedia)

En procesos como ventas, diseño de productos, formulación de estrategias comerciales, selección de personal, pronósticos de demanda, o implementación de planes de incentivos, muchas veces la intuición de la persona que debe decidir el curso de acción puede tener un peso mayor que todos los análisis técnicos y evaluaciones racionales basadas en datos duros y estadísticas.

Ahora, no cualquiera puede basar su proceso de toma de decisiones enteramente en la intuición. Está empíricamente comprobado que quienes han obtenido mayores ratios de éxito mediante la toma de decisiones en forma intuitiva, en general poseían una experiencia significativa u otras veces un bagaje importante de conocimientos.

Entonces, cuándo es más probable que se recurra a la toma de decisiones basadas en la intuición? cuándo hay mucha incertidumbre, cuando hay poca información, cuando las variabilidad de los datos es poco predecible científicamente, cuando las alternativas no muestran claramente el camino, cuando los datos en análisis tienen poca utilidad, cuando las alternativas disponibles no presentan beneficios diferenciadores entre unas y otras, cuando falta tiempo y hay presiones para tomar una decisión.

Antes de embarcarse en procesos interminables de análisis y recopilación de información, es preferible invertir más tiempo en definir lo mejor posible el problema y finalmente confiar un poco en la intuición.

Cuándo fue la última vez que se encontraron frente a una de estas situaciones? cómo llegaron a la decisión que tomaron?

Foto: caveman_92223

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sobre el Contenido

No se permite la reproducción total o parcial y en ningún soporte y para fines comerciales, de ninguno de los textos de esta página, sin que medie la autorización del autor. Los textos de esta página son para uso personal de su autor, y en caso de que terceros los utilizaran total o parcialmente en cualquier publicación (bien virtual o por cualquier otro medio presente o futuro) se citará siempre la autoría y la fuente original, creando si fuere posible, un vínculo a la misma.2009.